Date:mayo 20, 2014

Miedos y Fobias

Supera el miedo y vence tus demonios internos. ¿Experimentas terror a objetos o situaciones que no representan un peligro real? Ahora puedes superar esos miedos irracionales que te atormentan y te hacen sentir mal. La fobia podemos definirla como el miedo o temor patológico que experimentan algunas personas ante objetos o situaciones que realmente no representan en sí mismos un peligro para su salud o para su vida. Normalmente las personas que padecen esta patología, intentaran evitar por todos los medios a su alcance el tener que enfrentarse a esas causas que le producen ese miedo irracional, nunca acorde con las circunstancias u objetos que se lo generan.
“Cada persona experimenta el miedo o la angustia que le provoca su fobia de una forma particular”.

Las fobias más frecuentes y sus síntomas son:

  • Acrofobia. (Miedo a las situaciones con una altura notable. Asomarse a un balcón, estar al borde de un precipicio o en un mirador elevado. Experimenta una sensación de inseguridad y miedo ante la posibilidad de una caída).
  • Claustrofobia. (Miedo a los espacios cerrados. Ascensores, túneles, el metro, habitaciones pequeñas, son típicas de este tipo de fobia. Experimenta una reacción de ansiedad intensa como falta de aire, palpitaciones o mareo).
  • Aerofobia. (Miedo a volar. La manifestación que se experimenta es de sufrimiento. Las más extremas pueden incluir ataques de pánico o vómito solo con ver el avión y pensar que tienes que subir).
  • Agorafobia. (Miedos a espacios abiertos y a las calles muy transitadas. Entre los miedos que experimenta están el miedo a vivir una crisis, a desmayarse, a sufrir un infarto, a perder el control, a hacer el ridículo, etc...).
  • Nictofobia. (Miedo a la noche o a la oscuridad. Temor a los riesgos que imaginamos que podrían estar latentes y ocultos cuando estamos a oscuras).
  • Entomofobia. (Miedo a los insectos. Se caracteriza por que experimentan una sudoración, respiración alterada, taquicardia y náuseas. En algunas ocasiones las personas pueden llorar por tener cerca algún insecto).
“Las personas que tienen una fobia no tienen por qué presentar todos esos síntomas y conductas a la vez”.
Normalmente las fobias hacen su primera aparición en la adolescencia o en la edad adulta, aunque también pueden comenzar en la niñez. Estas últimas que comienzan tan prematuramente, tienden a ser menos persistentes que las que se inician en una edad más adulta. Los adultos que sufren algún tipo de fobia, pueden comprenden que sus miedos son irracionales y en algunas ocasiones desmedidos, pero cada vez que tienen que enfrentarse a esos objetos o a las situaciones que los provocan, les ocasionan un sufrimiento extremo que puede llegar a ocasionar un ataque de pánico o de ansiedad severa. Cuando una fobia interfiere negativamente alterando el día a día de una persona, se hace necesaria la intervención de un profesional y un tratamiento efectivo, que logre darle a esa persona el control de sus emociones y lograr que desaparezcan esos miedos.

La Hipnosis frente a los miedos.

Estando bajo hipnosis, nos permite actuar sin las limitaciones que el estado de vigilia natural suele imponernos como prejuicios, estados anímicos, miedos, complejos, etc... La hipnosis y sus diferentes técnicas empleadas, son el mejor tratamiento para curar cualquier tipo de fobia. El porcentaje de éxito que se obtiene en las intervenciones de ayuda es excelente. Según un estudio realizado en USA, el 99% de los pacientes con esta patología, superaron sus miedos y lograron curar sus fobias. La fobia es la consecuencia de una asociación psicológica entre un estímulo externo y la respuesta emocional que nosotros le damos (Normalmente de miedo-terror o angustia). El objetivo de nuestras intervenciones es asociar ese estimulo externo, con otro tipo de respuesta emocional más positiva y adecuada, acorde con la situación de ese momento. El tratamiento para todas las fobias es muy similar, aunque sean diferentes tipos de fobia.

¿Cuál es el proceso en una intervención bajo hipnosis?

En HipnosisBcnValles, se mantiene una entrevista con el paciente para poder evaluar el problema. De acuerdo con la información que se obtuvo en la entrevista, comenzamos la intervención hipnótica donde podemos usar diferentes técnicas, según las necesidades de cada paciente: (Regresión hipnótica para determinar el origen de la patología, Sugestiones focalizadas en experiencias positivas que cambien todo lo negativo por cosas positivas y constructivas, Progresión para poner en práctica los recursos adquiridos, Sugestiones post-hipnóticas para reforzar la seguridad, la confianza en uno mismo, etc..) El número de sesiones destinado al tratamiento, no puede determinarse con exactitud, ya que influyen diferentes factores como pueden ser: la patología en sí, la gravedad de la misma o la cronicidad. Las intervenciones se realizan semanalmente hasta terminar el proceso que cada persona necesita. Para nosotros es muy importante el espacio de tiempo que transcurre entre cada intervención, porque observamos el progreso y los contratiempos, en el caso de que los hubiese. Así podemos ajustar las indicaciones (Sugestiones post-hipnóticas) según las necesidades que precisemos.