Date:mayo 23, 2014

Masaje Circulatorio

El Masaje Circulatorio es una técnica cuya finalidad es la de activar el riego sanguíneo y linfático favoreciendo el intercambio celular. Al movilizar los líquidos corporales, se consigue por un lado, que los nutrientes lleguen mejor a las células, y por otro, que las toxinas circulantes alcancen los órganos y ganglios encargados de eliminarlas. La técnica consiste en movilizar los líquidos corporales, actuando directamente sobre los vasos sanguíneos linfáticos, e indirectamente sobre las terminaciones neuromotoras. Este procedimiento favorecerá el funcionamiento del músculo cardíaco e intensificará la distribución sanguínea desde los órganos internos hacia los músculos y la piel. Como resultado, habrá un incremento en la temperatura corporal que calentará y transformará los tejidos, previniendo lesiones circulatorias.

Circulación venosa

Los vasos sanguíneos venosos circulan a nivel superficial, por lo que el masaje se debe de realizar en la misma dirección de la sangre en las venas, es decir, desde las extremidades en dirección al corazón. Este procedimiento incrementa el flujo de la sangre que va de retorno al corazón, mejora el filtrado de la misma, y estimula la función de las válvulas de entrada y salida del músculo cardíaco.

Circulación arterial

El aumento de calor y rubor obtenido del masaje, provoca la dilatación de los vasos arteriales. Esta dilatación favorece el tránsito de oxígeno en sangre así como de nutrientes, que aumentarán el metabolismo de la zona. El sistema de vasos arteriales se mueve a nivel profundo dentro del organismo, por lo que el masaje no actúa de forma tan directa sobre ellos, como sí lo hace en la circulación venosa. Al tratar las masas musculares profundas mediante la buena distribución del oxígeno y nutrientes, que mejora el estado trófico de la musculatura y la piel, conseguimos también que la sangre arterial circule de forma más fluida.

Circulación Linfática

El sistema linfático, junto con la circulación venosa, es el encargado de purificar el organismo. Esta circulación se mueve a nivel de la piel. Con un masaje suave es suficiente para movilizar los líquidos retenidos, para su filtrado y desagüe.

Indicaciones del Masaje Circulatorio

El masaje está indicado para todo tipo de personas, y en particular aquellas que presenten:
  • Trastornos Circulatorios.
  • Retención de Líquidos.
  • Edemas.
  • Celulitis.
  • Obesidad.
  • Contracturas.
  • Cefalea.
  • Migrañas, Insomnio y situaciones de estrés.
  • Fatiga o Cansancio.
  • Enfermedades reumatológicas.
  • Lesiones musculares.